MISSION MOBILITY

Hace algunos años, el fundador de Sénuvo Bryan Davis fue invitado a asistir a un evento con embajadores de todo el mundo. Durante el almuerzo él se sentó al lado del embajador de Camboya. Bryan se enteró de que, durante la guerra de Vietnam, las tropas estadounidenses tiraban minas a lo largo de la frontera a fin de vencer al enemigo. Tiraban las minas desde el aire y se extendían muchas millas dentro de Camboya. En la actualidad, los camboyanos todavía se enfrentan a las consecuencias de esa decisión mortal. Bryan estaba sorprendido al enterarse de que 40.000 personas, o el equivalente de uno de cada 290 camboyanos, perdió alguna de sus extremidades a causa de esas minas. Muchas de esas personas son niños. Bryan se comprometió con el embajador a hacer todo lo que estuviera a su alcance para ayudar.

Apenas unas semanas después, una universidad local se puso en contacto con Bryan para hablarle de Mission Mobility. Esta organización sin fines de lucro proporciona prótesis de alta calidad y bajo costo a esas personas con amputaciones en los países en desarrollo. También establecen cuidado para la salud para las personas afectadas y sus familiares. Los representantes de Mission Mobility explicaron que hay en el mundo 30 millones de personas que necesitan prótesis para sus extremidades, pero sólo el 2% tiene acceso a esos servicios. Bryan supo de inmediato que había encontrado la respuesta para su amigo camboyano y comenzó a trabajar con Mission Mobility para obtener los fondos necesarios para cumplir con su misión.

Cuando Bryan fundó Sénuvo, sabía que Mission Mobility abarcaba los valores principales que él buscaba para Sénuvo—dar, servir y ayudar a los necesitados. De inmediato dedicó una porción de todas las ventas globales de Sénuvo a Mission Mobility. Ese compromiso continúa en la actualidad. Cada vez que usted compre un producto de Sénuvo, una porción de las ganancias ayudará a alguna persona que haya sufrido una amputación en un país en desarrollo. Eso es la bondad potenciada.